martes, 18 de agosto de 2009

GRAMMY

¡Quién iba a creerlo!
Quince años después de muerto, Héctor Lavoe sigue recibiendo reconocimientos. Esta vez ganó el premio Grammy al mejor disco de salsa del año. Pero LaVoz no recogió el gramófono la semana pasada en Boston. Lo hizo Marc Anthony, quien a expensas del verdadero Cantante se llevó este premio apropiándose con descaro de su imagen, de las letras originales de sus inolvidables canciones y de los arreglos musicales de su pana Willie Colón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario